martes, 20 de septiembre de 2016

Haciendo estallar burbujas

"Devil came to me 
And he said: I Know what you need 
Devil came to me 
And he said you just follow me"


No es broma, pero la mejor sala de recreativos de Pamplona estaba en el sótano de una iglesia. Con sus billares y todo. En el sótano de una iglesia...


Y estaba hasta hace no tanto. Hasta un tiempo en el que Dover aún hacía música, y no como se llame lo que hace ahora. Si cierro los ojos, recuerdo aquella vetusta sala de videojuegos y veo a uno de mis amigos jugando a una "maquinita" de snowboard con el "Devil came to me" de Dover, sonando en bucle.


Tenía su punto que en los bajos de la una iglesia la música nos contara una conversación con el diablo...


Eramos más jóvenes, y Dover hacía música.


Nos gastábamos los cuartos en máquinas de deportes, de lucha o de coches. Pero había más máquinas. Por ejemplo, las de reventar burbujas. Eran unas máquinas, más "de chicas". A nosotros, que íbamos de machotes de principios de los 90, eso de reventar burbujas nos parecía una moñada, pero tenía su público. 


El Puzzle Bobble Arcade, un clásico de entonces


Ahora, los cuarentones a los que nos da por vestir con lycras de colores estamos asistiendo al estallar de otra burbuja. Al menos aquí en Navarra. La burbuja runner


Aquella que alimentó decenas de carreras sin alma, varios cientos de grupos de corredores populares, miles de blogs malos, como este, millones de artículos en revistas ¿especializadas? sobre "Corra su mejor 10k" e incluso un libro en el que alguien... que supongo lo dice en serio... afirma que "Correr es vivir a tope de power".


Se nos está acabando el power señores


En mi parque sigue habiendo corredores. Casi a cualquier hora. Pero son corredores que yo llamo recreacionales. Correr les gusta, les hace sentirse bien, les da la satisfacción de hacer ejercicio o de perder peso.


Pero la burbuja ha estallado en las carreras. El bajón de venta de dorsales es alarmante, para los organizadores, y lógico para quien lleve algo de tiempo en este negocio. Como muestra, aquí están llegados a meta de tres de las carreras más emblemáticas en Navarra. 



¿Otro ejemplo? La Behobia San Sebastián, aquella carrera que hace 3 años vendió todo en 24 horas, y que hace dos años lo hizo en 7 días, cerrará el jueves inscripciones "comiéndose dorsales". Y así muchas otras...


Está estallando la burbuja, señores. Pero sobreviviremos. Somos una generación curtida. Si sobrevivimos a la burbuja de las tiendas de telefonía móvil, a la de los locutorios, a la de los "compro oro", a la de los yogures helados, a la de los cigarrillos electrónicos y a la más reciente de los centros de electroestimulación... Os juro que de esta también saldremos...


Yo mientras tanto, me voy a comprar un par de dorsales este fin de semana, que uno es un #tontomotivado, con burbuja o sin burbuja...






lunes, 12 de septiembre de 2016

Empujando árboles, como queriéndolos arrancar de raíz.

Y aún no sé muy bien por qué.
 
Llevaba un año haciendo deporte con continuidad. Por fin con continuidad. Que si gimnasio, que si spinning, que si cinta, incluso en un momento de locura transitoria me había apuntado a la San Silvestre local, que conseguí terminar con mucha menos dignidad de la prevista.
 
Y pasó ese año y llegó el verano. ¿A quién se le ocurre ponerse a ello en verano? Pero claro, con el tiempo libre a uno se le ocurren locuras. Y que ese día hacía calor, demasiado calor.
 
Desde niño había visto que en mi parque había unos señores que, salían a correr, y después empujaban árboles. Y yo quería ser uno de esos. Parecía sencillo. Correr y empujar árboles, correr y empujar árboles, como queriéndolos arrancar de raíz.
 
No me refiero exactamente a esto...
 
 
Mi hoja de Excel (*) dice que fue un 5 de agosto, y que fueron unos cinco mil metros. Cinco mil metros de mal recuerdo... Qué angustia. Con el corazón en la boca. Corriendo como si me persiguiera alguien...
 
Pero aún es más incomprensible pensar qué me llevo a volver a correr otro día. Doce días después.
Y otro día
Y otro...
 
Y aquello de apuntarme a aquella carrera en septiembre, fue “el error definitivo”. No me quedé el último, como suponía. Incluso disfruté, en anaeróbico, y perdiendo el resuello, pero disfruté. La semana que viene harán 6 años de aquello...
 
Y a partir de ahí, la bola de nieve siguió deslizándose por la ladera, a toda velocidad. Y aún sigue en ello...
Por eso aquí estamos, o aquí seguimos...
 
Después de miles de kilómetros.
Después de cientos de entrenamientos.
Después de decenas de carreras.
Después de nueve maratones.
Después de 6 años tras aquel día de verano.
 
Aquí seguimos... siendo uno de esos señores que corren, y después empujan árboles, como queriéndolos arrancar de raíz.
 
 
(*) Sí... apunto mis entrenos en una hoja de Excel... ¿y qué pasa?

martes, 31 de mayo de 2016

Las pequeñas aldeas galas del running.

Estás corriendo allá por el kilómetro 7 de carrera, de repente sólo viene una frase a tu cabeza. Incluso le puedes poner música. Música y voz. La voz del Drogas de Barricada
 
 
"Te preguntarás,
¿qué coño hago aquí?"
 
 
Porque te han tangado una pasta en la inscripción.
Porque te han prometido un circuito bucólico y pastoril y llevas dos kilómetros poligoneros.
Porque te han dicho que era plana... y el perfil es como el de Pamela Anderson boca arriba.
Porque en la web había una pestaña "Servicios al corredor" y no te han ofrecido ni agua del grifo...


"Me llamo Novatillo, antes era corredor, ahora soy runner y eso me ha pasado en varias carreras" dices mientras te levantas del círculo de sillas de #TontomotivadosAnónimos.
 
 
"Todos hemos pasado por eso, my friend, no te preocupes, ya puedes sentarte".
 
Pues hoy traigo una buena noticia para ti. Algo que te ayudará en tú terapia. No todo está perdido... En lo más recóndito del mundo runner lleno de dietistas, personal trainer y gadgets molones, existe una aldea gala.
 
 
 
 

 
 
 
Ziordia tiene 380 habitantes, una bonita plaza, una sociedad, cuestas a tutiplén y un grupo local de corredores. Unos benditos locos que aún creen que se pueden hacer cosas en los pueblos, para y por el pueblo.
 
 
 
Unos benditos locos que organizan una carrera "de pueblo". ¡¡Y que vivan los pueblos!!. 7 kilómetros, a 3 vueltas. En compañía de los caballos que pastan, del barro de las cuestas y de los habitantes del pueblo que, aunque se caiga el cielo a pedazos, salen a las puertas de sus casas a animar cómo sólo se anima en el norte. Con pocas palabras pero recias, y con pocos aplausos pero reconfortantes.
 
 
 
 
Y como son unos locos maravillosos consiguen MÁS DE 100 COLABORADORES, en un pueblo de 380 habitantes, Y te "dan de correr" GRATIS. sólo a cambio de alimentos para un comedor social, y luego te dan ducha, merienda y hasta sorteo de regalos. Y ofrecen espacio para que la Fundación Síndrome de Dravet lleve un stand...
 
 
 
¿Habías visto alguna vez 100
colaboradores en una carrera?
IMPRESIONANTE
 
 
 
Nos han tangado muchas veces, en muchas carreras. Lo siguen intentando, y aún lo seguirán intentando, pero no lo dudéis. Queda mucha buena gente ahí fuera, incluso gente que no quiere sacar tajada en el mundo del running. Gente solidaria, ilusionada y atractiva. Sólo hay que buscarlos.
 
 
 
Y si no los encuentras cerca de donde vives, siempre nos quedará una pequeña aldea gala, Ziordia, y su Cross de Ziordia
 
 
 
 
 
Una carrera GRATUITA con su bolsa del corredor
 
 
 
 
Este pedazo de lote de Conservas del Reino me tocó en el sorteo
 
 
 

El del centro es José Ramón, "alma mater de la carrera"
y uno de esos benditos locos.
NOTA, apenas llovía ;-)
 
 
 

Una preciosidad de pueblo para correrlo y recorrerlo
 
 

 
 
 
 
A poca gente admiro en el mundillo runner.
El corredor que llevo delante es uno de ellos.
Más de 75 años y ahí sigue, dándole a la zapa.
 
 
 
Y si todo esto puede parecer bonito, la generosidad de la gente lo embellece aún más. Estuvimos 110 corredores adultos y muchos txikis. Con la generosidad de todos, incluido el pueblo de Ziordia, se llegaron a completar 2 FURGONETAS de alimentos para un comedor social de Pamplona, el Paris365
 
 
 
 

martes, 24 de mayo de 2016

Para esto sirve correr.


Eran las 08.00 horas de la mañana.
 
 
Había sido una noche dura. Estos sillones de hospital no están hechos para dormir. Ni los pitidos de los monitores de los boxes de alrededor. Ni mucho menos "el personal" que entraba ingresado en observación un domingo de madrugada. Gente con "gasolina súper", con mucho ímpetu, demasiado, para esas horas...
 
 
¿Por qué?
 
 
Porque, la señora que pone nombre a mi blog había entrado en Urgencias sobre las 18.00 horas. Un dolor abdominal. Diagnóstico no muy claro. Una prueba tras otra nos iban tranquilizando. "No hemos visto nada", "Está limpio"... El electro, el scanner, todo era respondido con la misma frase de los doctores de urgencias "Es normal, no hemos visto nada raro".
 
 
La medicación fue poco a poco abriéndose paso frente al dolor. Pero tocaba noche en observación, "por si acaso". Pero si el dolor remite mañana por la mañana la mandamos a casa.
 
 
Y tocó noche en observación, e intentar dormir en aquel sillón. Y la medicación trabajó, y el dolor cedió. Y en cuanto vinieron a relevarme en mi función de acompañante pensé...
 
 
"¿Y si me voy a correr la media maratón de Pamplona?... total, ella está bien, yo no estoy tan cansado, y tengo comprado el dorsal hace días".
 
 
Y a las 08.00 salía del hospital.
Y a las 08.15 llegaba a casa.
Y a las 08.30 recién desayunado veía todo mejor.
Y a las 08.35 me tumbaba un poco delante de la tele.
Y a las 09.00 decía... "igual salgo a ver la salida, total, salen al lado de casa".
Y a las 09.30 me ponía la ropa de deporte, engándome, "corro una vuelta (10km) y me retiro", mientras me metía un gel en el bolsillo, por si acaso...
 
Y a las 10.00, en la salida, César me decía "Voy a ir a por 1.50 horas ¿te vienes?"



Y a las 10.25 estaba mi sobrina en el recorrido...



Y a las 10.55 terminábamos la primera vuelta...
y seguimos corriendo
 
 


Y a las 11.48 Alex nos sacó este fotón



Y cuando el reloj marcaba exactamente 1.50... entrábamos en meta
(véase que pierdo claramente el sprint "a cara perro")



Y más o menos cuando llegaba a meta, a la señora que pone nombre a mi blog le daban el alta diciéndole que había sido un pequeño cólico sin mayor importancia...



Y una vez más descubrí, para qué sirve correr, para una ducha de higiene mental a veces tan necesaria... Para esto sirve correr. Sin necesidad de gadgets, ni de severos entrenos, ni de extenuantes miradas al cronómetro... Correr, sin más.



PD. Millones de gracias a César que me ayudó a correr esa MM sin recordar las preocupaciones del momento.


jueves, 14 de abril de 2016

¿Y si lo dejo? ... (el blog)

Corría la primera semana de septiembre cuando alguien en mi trabajo tuvo una idea. Pensó en mí. Pensó en mi para que desempeñara un trabajo. Un trabajo de esos que suponen más dinero, si, pero más entrega, más tesón y más energia. Sobre todo, mucha, mucha más energía. No física, intelectual, pero energía al final.
 
 
Hice lo que corresponde. Abrí periodo de consultas, "parejil", familiar y laboral. Esta, esos y aquellos deshojaron la margarita por mi y en todos los casos salió lo mismo en el último pétalo. ME QUIERE. Y, por tanto, acepté.
 
 
No seré yo quien se queje de su trabajo. Al menos hasta que haya 4 millones de españolitos que no puedan hacer lo mismo que yo. Quejarse de su trabajo. No sería justo. Todos los días paso por la puerta de Cáritas de esta ciudad y veo mucha gente haciendo cola, y casi me avergüenzo de mi mismo al caminar por delante de ellos.
 
 
Pero es cierto que la falta de tiempo me impide meterle el tiempo al blog que me gustaría. A mi blog y a los vuestros. Y me entran dudas. Me gustaría escribir algo con cierta calidad, y me gustaría tener feedback con la gente que me comenta, pero no me da la vida...
 
 
Y eso que el blog me ha dado mucho.
 
 
Gracias al blog he comido con 30 personas antes del maratón de Sevilla, con otras tantas antes del maratón de Pamplona. He corrido 200 metros en Mapoma con una bloguera sonriente, o 42km en Pamplona como si fuéramos conocidos de toda la vida. Me he cruzado con gente que me ha dicho eso de "te sigo en el blog" o "¿tú tienes un blog, verdad?"
 
 
Gracias al blog ha habido gente que se ha cruzado Barcelona de punta a cabo para comer o tomar un café con nosotros o he sabido lo que es que te vengan a buscar al hall de hotel para tomar algo en Madrid. O gente que ha venido a correr a mi ciudad, seguramente, de alguna forma bajo el reclamo de estas letras.
 
 
Gracias al blog he conocido mucha gente. A mucha buena gente. A algunos os he puesto cara, ojos y sonrisa. A otros os he puesto incluso abrazos y besos... Todos me habéis dado consejos. De todos he aprendido. De vuestros éxitos, de vuestros entrenos, incluso de vuestra forma de gestionar las lesiones.
 
 
Por eso dudo. Porque quizás lo mejor sea que hoy estéis leyendo mi última entrada, aunque aún no os haya contado mi maratón de Kyoto o de Barcelona. O quizás es mejor escribir poco, hacer como el Guadiana, y volver por aquí cuando se pueda.
 
Estoy en una encrucijada, aún no he encontrado respuesta a la pregunta que encabeza la entrada.
 
 
Buscaré la respuesta. De momento, tengo una encrucijada que resolver...
 
 
 

jueves, 3 de marzo de 2016

Kyoto maratón por Novatilla....


Pongámonos en una fecha... 
Hoy es 19 de febrero son las 9:30 de la mañana y acabo de llegar a Kyoto, y aunque cansadísima una sonrisa se dibuja en mi cara.

Siempre, desde pequeña, me ha gustado viajar. Siempre uno de los países a los que me hubiese gustado ir, era Japón, y ¿qué mejor excusa que ir a correr un maratón allí?
Por eso este viaje y este maratón para mi eran especiales, y preparé ambas cosas con muchos meses de antelación. Mi objetivo, como siempre disfrutar y guardar un gran recuerdo de esta carrera
Lo primero que hicimos ese día, fue acercarnos a la feria del corredor a recoger nuestros dorsales. Y en ese mismo momento, nos dimos cuenta que ya todo era diferente
Una gran organización con sus colas...Cómo les gustan a los japoneses hacer cola para todo.

Novatillo, de rojo, esperando
en su cola de runners extranjeros

 

Un montón de voluntarios para ayudarnos en cada momento en todo lo que necesitábamos
 
La feria era una locura, como es todo en ese país, muchísima gente, muchos gritaban, anunciando cosas que estaban a la venta... pero muchísimo ambiente. A mi que me gusta mucho sacarme fotos, aproveche para hacerme amiga y sacar fotos con todas las mascotas que encontré... Que no fueron pocas...
 
 



Unas pocas mascotas
 
 

Ahora que ya teníamos el dorsal solo nos faltaba esperar al domingo a las 9:00 para dar comienzo al maratón
 
Perfecta la organización para todo. Aunque la salida estaba en un lugar un poco retirado, desde el hotel teníamos un tren que nos llevaría directamente a la salida.
 
Al ser la carrera en línea, con la salida y meta en sitios distintos, debíamos entregar las bolsas con nuestra ropa en unos camiones que nos llevarían la ropa a la meta. (junto con el dorsal nos habían entregado una estas bolsas)
 
Había muchos baños, pero aún y con todo, la cola era interminable. Justo me dio para hacer las fotos de rigor con Novatillo y desearnos suerte
 
Vestidos discretamente

                          
Aquí estamos, integrados totalmente en la “cultura nipona”
 
           
 
Cada uno nos fuimos a nuestro cajón, y empezaron las ceremonias previas a la maratón
Escuchando las palabras del alcalde de Kyoto en la salida
 
          
Y yo mientras hacíamos tiempo a la salida de mi cajón me entretuve sacándome fotos, así de relajada y contenta estaba….
 
La tensión reflejada en mi rostro... jajajaj
 
 
 
Nada más cruzar la línea de salida compruebo que esta maratón va a ser diferente a las demás. Todo el mundo corre en silencio y en solitario, no hay parejas, no hay grupos de amigos… aquí cada uno se enfrenta cara a cara con la maratón
 
           
 
Pero también será diferente por la fiesta que se monta en el público, no había visto nunca nada igual
 


Las vistas preciosas, pero además... un montón de público
 
 
Muchísimos grupos de animación, muchísimo público, todos quieren chocar las manos!!!! Choqué hasta la patita de un perrito!!!! Mucha gente con disfrazada, aquí la gente vive la maratón como todo un acontecimiento y los 42 km son una auténtica fiesta
 
Y claro, yo me vengo arriba

 
Hasta la media maratón disfrute de la carrera, pero luego había muchos giros y cruces con otras partes de la carrera, y desde ahí hasta el final sufrí muchísimo. No creo que fuese que estaba mal entrenada, me hacía mucha ilusión correr allí y entrené como nunca lo había hecho, para mi que fue la paliza del viaje y el cambio de horas, pero notaba que mis piernas no avanzaban más y se me hizo eterna...
 
 
No es por buscar una excusa, pero la salida era a las 09.00horas, que para nuestro cuerpo españolito ¡¡eran las 01.00horas de la madrugada!!
 
Justo cuando pasé por delante del ayuntamiento, después de esta foto... (mi cara de felicidad es porque antes de cada puesto de fotografía había carteles avisándonos de que venían fotos...)                  
 
     

 
Me puse a caminar, aunque fueron solo unos metros, me sentí fatal. Entonces fue cuando apreté los dientes y pensé que si había ido hasta allí lo único que podía hacer era llegar hasta el final
 
Por eso mi cara de felicidad al cruzar la meta
 
           


 
y unos metros después encontrarme con Novatillo que me estaba esperado para hacernos juntos la foto con la medalla
 
           
¡¡¡Nos regalaron una toalla FINISHER super chula!!!

 
Si alguien piensa en correr está maratón se lo recomiendo 100%, no es un recorrido bonito, pero lo viven con tanta intensidad que hacen que sea una maratón única y una experiencia imborrable
 
La organización perfecta, es imposible perderse, todo está super indicado, donde están los fotógrafos, los avituallamientos, los WC… miles de voluntarios, super atentos con nosotros, pendientes de que todo saldría perfecto
 
Me llevo un gran recuerdo de todos ellos
 
       
 

Mi quinta medalla del maratón

 
 
 
 
 

miércoles, 20 de enero de 2016

Nuestro siguiente maratón. Do you Kyoto?


Son casi las 05.00h horas de un martes
06 de octubre de 2015
El móvil vibra en la mesilla, me despierta...
“mierda, anoche se me olvidó quitar la conexión wifi”
Enciendo la pantalla del móvil...
Es un correo electrónico de JTB Sports Station...
 

Hacedme un favor. Tened cuidado con lo que publicáis. Aquí y en las redes sociales. Porque os podéis convertir rápidamente en influencers... Aunque no tengáis un millón de seguidores en vuestro blog, en Twitter o en Facebook. Influencer es aquel que influye, de una manera o de otra, en las decisiones de los demás.


Y no hagáis como Gemma que escribió tres grandes entradas sobre la Maratón de Kyoto que corrió en 2015. Esta, esta y esta

Y nos puso los dientes largos.
 
E hizo que pusiéramos al maratón de Kyoto como uno de los posibles para el mítico... “ese maratón lo tenemos que hacer alguna vez”.

 
No escribáis ese tipo de cosas, y menos si entre vuestra audiencia hay algún #tontomotivado que es capaz de leer en Twitter un tuit en el que pone algo así como “Se abren las inscripciones para la lotería del maratón de Kyoto


Y hace dos preinscripciones en julio pensando eso de... “Total, no nos va a tocar...”


Y luego llegan las coincidencias.

 
  • Coincide que a Novatilla le pagan un dinero extra e inesperado en el trabajo.
  • Coincide con que en febrero podemos cogernos vacaciones los dos sin problemas.
  • Coincide con que siempre habíamos soñado con viajar a Japón, y más, a correr un maratón en la patria del maratón.
  • Y sobre todo, y lo más importante, coincide con que, ese correo electrónico de JTP Sports Station y otro que recibió Novatilla traen buenas noticias.

De 66.000 preinscritos para la maratón de Kyoto para 16.000 dorsales, tanto a Novatilla como a mi “nos toca el sorteo” y estamos admitidos (estoy convencido de que nos seleccionaron por exóticos y piensan que iremos allí vestidos yo de torero y Novatilla de flamenca).

Por todo lo anteriormente expuesto... hoy se desvela el secreto mejor guardado del Novatillismo.

 
El 21 de febrero de 2016. 09.00 horas. Kyoto marathon. Con la incomparable presencia de dos Novatillos y una gorrita #fosfy.

 
 
 


 
PD1. Como nosotros somos muy frikies y en eso encajamos en la cultura nipona, también hemos sido elegidos para promocionar el maratón de Kyoto en su web. Me explico. El maratón organiza una cuenta atrás de 100 días. Cada día cambian la foto de portada de la web. Puedes envíar fotos para que las publiquen. A partir de las 16.00h de hoy (las 00.00h de mañana en Kyoto) y durante 24 horas una foto de los Novatillos saldrá en la portada de la web de Maratón de Kyoto (IMPORTANTE. Sólo en la web en versión japonesa http://www.kyoto-marathon.com/)

 

PD2. Decenas, centenas, miles de gracias a Gemma por su paciencia y su generosidad empleando tiempo y sabiduría para ayudarnos a organizar nuestro viaje a Japón... Hemos pasado de estar muy perdidos a poder viajar con la seguridad de sus consejos. Parece increíble pero encuentras gente que, aunque no te conoce de nada, te ayuda como si fueses un hermano. De corazón. Gracias.